La fábric@ cierra el año 2019 con una visita a la Espluga de Francolí para visitar el Museo de la vida rural y una exposición sobre el plástico

Este 2019 ha sido el año en que desde la Fábric@ hemos dado un paso al frente por caminos que nos llevan a espacios donde crecen las realidades que queremos ver y vivir colectivamente como empresa cooperativa comprometida con lo que nos rodea de cerca y también de lejos. Y desde este impulso hemos decidido terminar el año en la Espluga de Francolí, comarca de la Conca de Barberà, por diversos motivos de lo más sugerentes. Para empezar salir de la ciudad permite darse cuenta de que hay vida más allá de lo urbano, que hay vida cooperativa de larga trayectoria rural con ganas de mantenerse y también espacios de reflexión en torno a uno de los temas clave de la crisis climática, el plástico.
A todo ello se ha sumado que esta localidad ha sido una de las más afectadas en las últimas riadas de octubre con graves consecuencias humanas y materiales por el desbordamiento del río Francolí. Una vez bien fuerte que al cabo de un mes los hizo poner en marcha con un puñado de actos de solidaridad y reflexión bajo el nombre de «La Riumuntada» (11/22/2019), donde unas 1.000 personas participaron en una acción solidaria tiñendo con paraguas azules la zona cero. Asimismo, desde el Museo de la vida rural se acogió un debate sobre las causas y las consecuencias de la riada en el marco de la situación de cambio climático y gestión medioambiental.

Así, hemos hecho una visita al impresionante Museo de la vida rural (MVR), en la exposición que acoge «Plástico, genial o perverso. Tú cómo lo ves? «, Y nuestro comida 2019 ha sido en el mesón-restaurante Las diecisiete fuentes que se inundó con el desbordamiento del dice un mes atrás.
Compartiendo visiones de un futuro sostenible


Curiosamente, la visita al MVR nos ha hecho conectar con la esencia de nuestra tarea de transformación social. Pasear por lugares que regenera desde las cosechas del trigo, la oliva y el vino, siguiendo con oficios tradicionales llenos de sabiduría de ser y estar en armonía con el entorno natural ha sido como entrar en un pasado reciente que nos muestra los saberes que más poco que mucho recordamos de una vida basada en la autosuficència.
«Desde el conocimiento que nos aporta el pasado, contribuimos a imaginar entornos de futuro más sostenibles donde la cultura y la educación se conviertan en elementos centrales de transformación social», es la visión del MVR que se presenta como un «centro cultural que, a partir de la preservación de la memoria, pone en debate los procesos de transformación social desde la óptica del mundo rural «. Su apuesta educativa es clara y ha tomado las formas de los temas que importan para abordar cuestiones como la agricultura, el agua, el bosque, los oficios artesanos, etc.
«Concreando el futuro» para mostrar aprendizajes valiosos de la agricultura para repensar un futuro sostenible; «El agua en juego», como un bien común y un derecho; y «Somos tierra!», para repensar el hecho de ser, de convivir, de conocer y de hacer en clave de sostenibilidad para el planeta. Y ahora le toca el turno a la exposición «Plástico: genial o perverso. Tú como lo ves ?.

… representa los cambios por los que trabajamos en términos de cohesión comunitaria, dinámicas sociales transformadoras y autosuficiencia energética y alimentaria. En este sentido, esta exposición nos estimula y nos permite imaginar, reflexionar y actuar de forma concreta, ya que próximamente La Fábrica quiere impulsar una propuesta que tenga un impacto territorial significativo, y nos permita seguir trabajando, a partir de la economía circular, procesos formativos y de calificación de vecinas y vecinos de los barrios del Besòs, la inserción laboral, y por tanto la mejora de la empleabilidad digna, así como la organización y desarrollo comunitario del territorio, que necesariamente favorecerá el fortalecimiento de los barrios de la ciudad de Barcelona con más dificultades socioeconómicas.

Fin de nuestro paseo por la Espluga de Francolí ante la Bodega de la cooperativa de la localidad donde nos reencontramos con la dimensión cooperativa, la producción de bienes y la autosuficiencia. Un puñado de términos que se convierten más actuales que nunca en los tiempos de incertidumbre que vivimos.
2020-01-08T13:23:26+01:00Noticia|